Espera muy pronto nuestro próximo Skatefilm y la inaguración de nuestra Tienda Online con miles de productos

Guillermo del Toro nos cautiva con su nueva producción La forma del agua, proyectada en la sección de competición principal de la 74ª edición del Festival Internacional de Cine de Venecia, estrenándose el 31 de agosto de este año y galardonada ya con el León de Oro a la mejor película.



En ésta ocasión, del Toro nos embarca en una fábula romántica y fantástica, situándonos en un tiempo difícil y siniestro, con la zozobra y oscurantismo caracterísiticos de los años 60s, una fábula para adultos que refleja las problemáticas humanas, los miedos y anhelos durante la Guerra Fría. La historia se desarrolla en un laboratorio del gobierno donde tienen aprisionada una extraña criatura marina, quien entabla una relación amorosa con la protagonista, Sally Hawkins, una mujer muda “la princesa sin voz”, que se comunica con lenguaje de señas, aparentemente frágil, quien en medio de su soledad y introsopección se enamora profundamente del “monstruo”; convirtiéndose en su voz, exponiendo la sensibilidad y vulnerabilidad de aquellos discriminados y olvidados por ser diferentes, recreando nuestras más profundas pasiones, fantasías y temores, sobretodo en tiempos de crisis y guerra.



La forma del agua es esa versión de relatos donde la veracidad del amor se pone a prueba, como en la historia de La bella y la bestia y más concretamente inspirada en una película de 1954, La mujer y el monstruo (Creature from the black lagoon) de Jack Arnold. En la que la paradoja de belleza, monstruosidad, amor, rechazo, aceptación, la vileza humana y el drama de un ser cautivo, son protagonistas.


En el reparto encontramos a Richard Jenkins en la piel de un hombre gay; Octavia Spencer, como la amiga afroamericana de la protagonista y Michael Stuhlbarg, como un espía soviético benévolo. Y en los roles antagónicos Michael Shannon miembro de la inteligencia militar hacen parte de esta asombrosa historia sobre la terrible guerra y sus marginados, marcados por la intolerancia y caos humanos. Una cámara dinámica, el movimiento fluido, la paleta cromática de verdes simbolizando esperanza y honestidad, la narrativa nos conecta y hace posible comprender la injusticia y la complejidad de los conflictos humanos, sus proyecciones, anhelos, fobias y la relación con otredades no solo haciéndonos cohabitarlas y experimentarlas como en este caso con lo fantástico y desconocido, sino perderse en ello al punto de comprenderlo y llegar a amarle.



Un cuento de hadas para adultos
Del toro no solo le apuesta a su fascinación por la biología y los fantástico, también aborda la sensualidad y la corporalidad donde los personajes descubren en la ternura, la igualdad entre todos los seres: la vía definitiva para cerrar el círculo del amor. Una visión de las relaciones humanas que resulta contracultural, haciendo meya en lo afectivo, un sentido moral por la vida misma en si; un planteamiento para la disolución de conflictos entre naciones (Estados Unidos y la Unión Soviética) vislumbrando un haz de luz y esperanza como antídoto contra la corrupción del espíritu humano.


Guillermo del Toro Gómez nació el 9 de Octubre de 1964 en Guadalajara, México. Director, guionista, productor y novelista, galardonado con varios premios tales como el Goya y Ariel. El despertar de su amor por la narrativa audiovisual inició temprano, experimentando con la cámara video 8mm de su padre, estudió y trabajó en maquillaje por 10 años, formando su propia empresa llamada Necropia. A los 21 años, produjo su primera película y fue cofundador del Festival de cine de Guadalajara, y de la productora Tequila Gang. Su padre fue secuestrado en 1998 teniendo que pagar su rescate, razón por la cual decide radicarse fuera de México y actualmente vive en Los Ángeles, Estados Unidos.



Del Toro ha dirigido una amplia variedad de películas, desde adaptaciones de cómics (como Hellboy y Blade II), hasta películas de terror y fantasía histórica, de las cuales dos se sitúan en España durante la Guerra Civil Española, durante la dictadura del general Francisco Franco. El espinazo del diablo y El laberinto del fauno comparten aspectos similares; protagonistas niños y la relación entre terror y fantasía viviendo bajo el yugo de un régimen fascista o dictatorial, de la misma manera que se aborda el tema de la injusticia social y la guerra como en La forma del agua.


Guillermo del Toro se caracteriza por un estilo que hace hincapié a sus gustos personales y fijaciones, imprimiendo una estética increíble y de alta manufactura es sus películas, recreando en sus historias no solo hechos históricos, sino también ambientes lúgubres y enigmáticos, situaciones mágicas y fantásticas embargadas en ambientes tétricos y agobiantes. Su fascinación por la literatura fantástica y su gusto por los temas oscuros, dan a lugar a un estilo palpable en los proyectos de esta naturaleza teniendo autonomía creativa, donde se incluyen frecuentemente monstruos o seres fantásticos al estilo de Ray Harryhausen. Del Toro siempre ha afirmado estar enamorado de los monstruos: «mi fascinación hacia ellos es casi antropológica... los estudio, los disecciono en algunas de mis películas, quiero saber cómo funcionan, qué aspecto tienen por dentro y cómo se comportan». También tiene una lista de otras cosas que le fascinan y que se han convertido en piezas habituales de sus películas: «tengo una especie de fetichismo por los insectos, la relojería, la maquinaria y los engranajes, monstruos, lugares oscuros, cosas sin nacer...»


Del Toro es también amigo de Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu, otros dos directores mexicanos renombrados. Habiendo hecho colaboraciones como El laberinto del fauno con su compañía Esperanto Filmoj. Los tres fueron nominados a los Premios Óscar de 2006, celebrados en febrero de 2007: Del Toro fue nominado por El laberinto del fauno (obteniendo seis nominaciones, incluyendo mejor película de habla no inglesa), Cuarón por escribir y editar Children of men e Iñárritu por producir y dirigir Babel.



Escrito por Quimera Vesga

Escrito por Quimera Vesga facebook.com/Quimerartscrafts