Espera muy pronto nuestro próximo Skatefilm y la inaguración de nuestra Tienda Online con miles de productos

Ilustración hecha por Quimera Vesga y Thomas Redondo

La nueva película de Wes Anderson nos hará recordar y vibrar como niños nuevamente, explorando nuestro lado más sensible, crudo y humano. Esto a través de sus comedias agridulces e increíbles personajes de fábula como ya lo había hecho con su película Fantastic Mr. Fox en el 2009.


Para la esperada película de este año. Anderson volvió a explorar la animación y la infancia debido a su amor por clásicos animados, como los especiales de navidad de Rankin-bass, explica en una entrevista:

"Siempre me gustaron las criaturas en las películas tipo Harryhausen, pero realmente estos especiales de Navidad en Estados Unidos fueron probablemente lo que realmente me hizo querer primero".



Así, hacer que los personajes de sus historias favoritas cobren vida como en El fantástico Mr. Fox (2009) basada en el libro de Roald Dahl. Nuevamente una animación de stop-action. No sabemos mucho por ahora de la realización del misterioso proyecto de Isle of dogs el cual está inspirado en las obras del icónico director japonés Akira Kurosawa. Pero ustedes pueden apreciar el trailer y estar atentos a no perderse esta incredible producción.



Wesley Wales Anderson, nació el primero de mayo de 1969 en Houston, Texas. Es en este lugar donde podemos encontrar las musas de este increíble director. Basta con recorrer las calles en el distrito de Galveston, donde encontramos abundante ornamentación al estilo de la arquitectura victoriana, presente en films reconocidos como el Grand hotel Budapest (2014) el cual fue premiado como mejor película en cuál festival? o The Royal Tenenbaums, The life aquatic of Steve Zissou y Darjeeling; el castillo de Gresham, conocido como el “Palacio episcopal” o recorrer el centro histórico de Houston, sus mansiones y hoteles lujosos, en contraste con la vista escénica del golfo de la Ciudad de México; más moderno al estilo de Hollywood, con palmeras alargadas o techos altos como la Tramway Gas station diseñada en 1965 por Albert Frey en Palm Springs. Estos son claramente visibles en los paisajes de los relatos de Anderson, predominando así el paisaje local, extensas tierras irrumpidas por algunas arquitecturas de ángulos pronunciados y círculos, con estilo distintivo moderno de mediados de siglo y sus increíbles y a la vez frágiles (demasiado humanos) personajes.


Anderson es conocido por sus audaces historias y comedias, presentadas a su estilo particular y paletas de colores pasteles, evidenciando una sensibilidad por hacer visible(s) a lo(s) invisible(s). Esos seres peculiares y sus sentimientos, con personalidades únicas, conflictivas pero genuinas. Estos son lo que deleitan sus películas, y nos hacen conectar con sus personajes. Él hace palpable lo frágil de la humanidad a través de un humor particular en el cual la torpeza, franqueza o inocencia de sus personajes, nos resultan tan fascinantes y familiares.


Wes Anderson en su juventud colaboraba con el negocio familiar dedicado al sector de la publicidad, el cual era dirigido por su madre Anne Burroughs quien es arquitecta. Sus padres se divorciaron cuando él tan solo tenía 8 años, lo cual como a cualquier niño de su edad pudo marcar significativamente. Faltaba a la escuela con regularidad para dirigir películas en cámara super 8mm junto a sus hermanos Eric y Mel, mostrando así las primeras habilidades e interés por la narración audiovisual. Podemos ver cómo explora los territorios de la infancia desde sus experiencias personales en películas posteriores como Moonrise Kingdome, donde los personajes principales son niños; siempre los incomprendidos, vulnerados, o que no encajan son peculiares e interesantes seres como él mismo afirma “I don't think any of us are normal people” no creo que ninguno de nosotros seamos normales” (No existe gente normal realmente y lo difícil de ser auténtico, expresar individualidad y sobretodo ser niño en un mundo como el que vivimos.)


Wes asistió a la Escuela John’s en Houston, como cualquier niño, donde ya sería conocido por sus producción peculiares y complejas. Muchos eran basadas en historias ya conocidas y populares como películas y series de televisión. Inclusive hizo una versión con un títere de media de una canción iconográfica de Kenny Rogers.

Después de terminar la escuela básica, ingresa a la Universidad de Texas en Austin, donde conoce a Owen Wilson. Él ha sido su amigo, compañero de escritura y actor de varias de sus producciones. Desde el comienzo con el debut de Bottle Rocket que es una mezcla entre romance, crimen y comedia. Mientras Wes estudiaba filosofía y Owen inglés, tenían intereses en común principalmente la escritura, razón por la cual asistían al mismo grupo para discutir obras. Mientras todos participaban en la mesa redonda, este par se quedaba en una esquina opuesta, sin hablar durante todo el semestre, hasta que al final se quedaron hablando por horas de escritores y películas; encontraron un amor compartido y particular por la narrativa audiovisual, comentaba Wilson como anécdota de su encuentro. Eventualmente se convirtieron en compañeros de piso.


"I knew I wanted to do something with movies. I don't know if he had realized yet that it was an option."

El trabajo de Wes Anderson cautivó al realizador de películas Kit Carson, quien se lo muestra a Polly Platt. Carson presiona a Anderson para participar en el festival de cine Sundance. Allí se reunió con el director James L. Brooks, un socio de Pratt. A través de sus conexiones en Columbia Pictures, Brooks consiguió un presupuesto más grande para una nueva película con cinco millones de dólares. El largometraje no alcanzó el éxito de la taquilla esperado, pero fue elogiado por los críticos. Wes también ganó el premio al mejor nuevo cineasta en los MTV Movie Awards en 1996. Como la mayoría de las películas subsecuentes de Anderson, Bottle Rocket incluyó una banda sonora compuesta por Mark Mothersbaugh, fundador de la banda Devo, lo cual amplió su público.


Después de Bottle Rocket, Wes y Owen, comenzaron a trabajar en su segundo film; Rushmore. La historia gira alrededor de Max Fisher, un adolescente cuya personalidad peculiar y actividades extracurriculares, son parecidas a las que vivió Anderson en la escuela St. John´s. Wilson exploran este campo en varias películas con personajes adolescentes y escuelas, seguramente recurriendo a sus vivencias personales. El presidente de Disney, Joe Roth, financió Rushmore, y la la película generó mucho más revuelo en el público que durante el lanzamiento que Bottle Rocket.


Las Asociaciones de Críticos de Nueva York y Los Ángeles catalogaron a Bill Murray como el mejor actor de reparto por su rol como hombre de negocios melancólico que crea una improbable amistad con Max. La película recibió críticas positivas y negativas, siendo objeto de una amplia campaña publicitaria. Aún así, no consiguió una gran audiencia, y aunque fue nominada y recibió numerosos premios, no fue nominada en ninguna categoría de los premios Óscar, igual alguien con las características del cine que pretendía hacer Wes Anderson, tiene claro que la apreciación de su trabajo no solo tomaría tiempo; sino cosechar un público que no solo vibra con sus películas y personajes, sino toda una escuela de guionistas y cineastas de la última década que se han visto fuertemente influenciados por el trabajo de este original director.


The Royal Tenenbaums (escrito de nuevo con Owen Wilson), donde consiguieron de nuevo buenas críticas y ventas de taquilla. Con un reconocido reparto como Gene Hackman, Anjelica Houston, Gwyneth Paltrow, Danny Glover, Bill Murray, Ben Stiller y Owen Wilson. Gracias al éxito de The Royal Tenenbaums, Wes Anderson obtuvo un presupuesto mucho mayor para su siguiente película, un total de $ 50 millones. Debido a la creciente demanda de Owen Wilson como actor, Anderson se asoció con Noah Baumbach para escribir lo que se convirtió en The Life Aquatic with Steve Zissou. La historia es acerca de un oceanógrafo que documenta la vida silvestre del renombrado Steve Zissou que está tras el rarísimo y posiblemente imaginario tiburón jaguar.

Aunque la película es de acción real, Wes como muchos otros actores de las últimas décadas como Michel Gondry y Spike Jonze, han explorado la animación tradicional, donde muchas de las criaturas del mar en la película son animadas, utilizando por primera vez este recurso en su narrativa. Anderson volvió a contratar a Bill Murray, pero esta vez como protagonista. Muchos críticos comenzaron a notar la importancia del arquetipo del padre en las películas de Anderson, abordado de diferentes maneras. En Rushmore, había mostrado a un joven Max Fischer tratando de identificarse con un hombre de negocios exitoso, en The Royal Tenenbaums había girado en torno a un patriarca de abogados, una vez famoso, que había estado desinteresado en su familia durante décadas y de The Life Aquatic un personaje llamado Ned Plimpton (Owen Wilson) está tratando de determinar si su padre perdido durante mucho tiempo es Zissou.


En respuesta, Anderson dijo en una entrevista para el New York Mag: "Finalmente me di cuenta de que es justo lo contrario de lo que realmente viví, y por esta razón había algo exótico sobre entender eso... me siento atraído por aquellos personajes de figura paterna que son más grandes que la gente de la vida corriente, y he buscado mentores que son así, así que me relaciono con ellos, con el arquetipo, pero no son mi padre.


La presencia de art deco son palpables, en las voluminosas formas geométricas inspiradas en el cubismo, colores vibrantes de la paleta fauvista, papeles de colgadura, ornamentos y mobiliario apreciables en las cortes del periodo Louis Philippe y Louis XVI, donde se influenció, exploró y explotó con las expediciones reliquias del arte de China, Japón, India, Persia, cultura maya y egipcia, presentados como como parte de la decoración de los universos que nos presenta Wes Anderson en sus sets, materiales finos y costosos, de alta y exquisita manufactura. Contrastado con elementos más modernos de comienzos de la segunda guerra mundial, explorando y suavizando las curvas en las formas; superficies plateadas y polichadas. Como edificios antiguos restaurados, convertidos en hoteles modernos, nos llevan a habitar algunos de estos mundos tan lejanos, pero traídos a nuestra familiaridad gracias a la creación de estos relatos únicos y sus personajes humanos, torpes, intrépidos y genuinos.


A continuación puedes encontrar algunos links con otras producciones de Wes Anderson, como cortos y comerciales.















Escrito por Quimera Vesga

Escrito por Quimera Vesga facebook.com/Quimerartscrafts


Corrección de estilo por José E. Plata M